¿Qué es la tecnología o Metodología BIM?

¿Qué es la tecnología o Metodología BIM?

La metodología BIM, cuyas siglas significan Building Information Modeling, es una forma de trabajo colaborativa para la creación y gestión de un proyecto de construcción. El modelado BIM consiste en administrar información detallada de una edificación, incluyendo aspectos referentes tanto a su diseño como a su mantenimiento, con la finalidad de evitar la pérdida de recursos y administrar de forma más exacta el tiempo en la construcción de la estructura, o eludir costes innecesarios en futuras remodelaciones.

En la práctica, el uso de la tecnología BIM se integra en todas las etapas de la producción y la vida útil de edificios: recopilación de datos, trabajo de diseño, construcción, equipamiento, funcionamiento, trabajos de reparación y demolición. Es decir, en los modelos informáticos se encuentra toda la información necesaria: arquitectónica, constructiva, tecnológica, económica, etc. Con el modelado BIM se consigue una mejor gestión de datos durante el ciclo de vida de un edificio, empleando un software dinámico de modelado en tres dimensiones y en tiempo real. Esta tecnología reúne con fidelidad la información de las construcciones de forma digitalizada, para su uso posterior en caso de reconstrucción o de mantenimiento.

No hay límite para la información que puede incluirse en BIM. El reto consiste en garantizar que todos los miembros del equipo de proyecto y el cliente sean conscientes de las implicaciones para requerir y entregar esa información. Esto incluye cómo los ingenieros estructurales introducen esta información en BIM y cómo verifican que es correcta.

¿Por qué debería trabajar con expertos en construcción BIM?

Los estudios de arquitectura, los grupos de ingenieros y los contratistas que entienden el valor de BIM pueden ofrecerle más en términos de eficiencia del proyecto y calidad de la construcción. Por ejemplo, uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los clientes cuando se embarcan en un proyecto es predecir el tiempo y los recursos que requerirá la ejecución. Aunque es imposible predecir con exactitud cuánto costará un proyecto o cuánto tiempo tardará en completarse, BIM puede eliminar parte del misterio del coste total y el calendario de construcción.

La metodología BIM puede ayudar a los arquitectos e ingenieros a tomar mejores decisiones en cuanto al diseño desde el principio y a mantener los proyectos por debajo del presupuesto, con lo cual se optimizan la mano de obra, los materiales y otros recursos. Gracias a todos los beneficios que ofrece BIM como una de las últimas tendencias en la industria de la construcción, seguirá siendo cada vez más una parte fundamental a la hora de emprender un proyecto constructivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.