Qué son las conexiones mecánicas, cuándo se utilizan y qué beneficios aportan

Qué son las conexiones mecánicas, cuándo se utilizan y qué beneficios aportan

Las conexiones mecánicas para varillas, también conocidas como empalmes mecánicos o acopladores mecánicos, se utilizan para unir tramos de barras de refuerzo y así transferir fuerzas de una barra de acero a otra. Desde hace varios años se introdujo en la industria de la construcción este sistema para sustituir los empalmes traslapados, pues los beneficios desde el punto de vista constructivo, económico e incluso de seguridad de la edificación, son enormes.

Las uniones traslapadas, usualmente permitidas en el diseño de vigas, columnas y losas, han ido quedando atrás en los sistemas de construcción modernos, principalmente cuando se trata de edificios altos o grandes obras de infraestructura, ya que su uso puede generar congestionamiento en el concreto, problemas de colocación en obra, problemas de diseño o de detalle. Es aquí cuando entran a jugar las conexiones mecánicas, las cuales pueden ser utilizadas en varias situaciones como:

– Donde se usan varillas de calibres grandes como el 8, el 10 o el 12, fundamentalmente. Esto ocurre muy a menudo en columnas, contratrabes de cimentación y otras estructuras muy reforzadas.

– Donde el espaciamiento de las varillas es insuficiente para permitir su traslape. Esto es muy común en situaciones que requieren grandes cantidades de refuerzo y el uso de varillas de calibres grandes, como en columnas con grandes cargas.

– Cuando los requisitos de los reglamentos y especificaciones vigentes establecen longitudes de traslapo en tensión muy grandes, especialmente para barras #8, #10 y #12 de grado 42, o en barras recubiertas con epoxy.

– Cuando la localización de juntas de construcción y las previsiones para futuras construcciones implica el uso de conectores para proporcionar continuidad en el refuerzo por tensión.

Los beneficios y ventajas de utilizar conectores mecánicos en el proyecto son muchísimos. La mayoría de las veces establecemos cuáles son a partir de la comparación con respecto a los empalmes traslapados. Si bien es cierto que los conectores son cada vez más utilizados, los traslapes siguen siendo muy comunes, sobre todo en edificaciones pequeñas. Algunas de las ventajas que ofrecen las conexiones mecánicas son:

– Mayor fiabilidad que los sistemas de traslape porque no dependen del hormigón para la transferencia de cargas.

– Ofrecen una mayor integridad estructural al proporcionar más fuerza y resistencia durante eventos sísmicos o de otra naturaleza.

– Eliminan la congestión de las varillas en la zona de empalme, con lo cual el proyecto queda libre de la formación de bolsas de roca y vacíos en el hormigón que producen los traslapes.

– Los códigos de construcción estipulan una proporción de acero inferior al 8% y esto hace que sea casi imposible conseguir un diseño equilibrado con el traslape. Los conectores mecánicos permiten conseguir un equilibrio ideal entre el acero y el hormigón al eliminar las varillas adicionales en la zona de empalme.

– Mantienen la continuidad del acero de refuerzo independientemente de las condiciones o de la existencia del concreto.

– La utilización de conexiones mecánicas elimina el tedioso trabajo de cálculo para determinar la longitud apropiada de traslape y las posibles equivocaciones en el mismo.

– Como las conexiones mecánicas no traslapan se utilizan menos varillas lo que reduce los costos de material.

El sistema de conexiones mecánicas es, sin lugar a duda, una ganancia para cualquier proyecto estructural. Saber sus particularidades te ayudará a entender la mejor manera de utilizarlo y de esta forma, aprovechar todos los beneficios que puede ofrecerte para tu proyecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.